Volver

Compañía Minera Lomas Bayas, que forma parte del grupo Glencore, lleva años desarrollando un importante trabajo con la comunidad calameña para la conservación del Oasis de Calama, que incluye el desarrollo del Parque Explora Lomas.

El proyecto, además de contribuir al mejoramiento del ecosistema del oasis del Río Loa, entrega educación ambiental y fomenta la forestación, la investigación y el microemprendimiento, entre otros.

El sector Progreso Campesino, en Calama, constituía durante la década de los ‘90 una amplia extensión de terreno baldío, que presentaba claro deterioro como consecuencia de un proceso de desertificación. En 1996, Compañía Minera Lomas Bayas comenzó a desarrollar una estrategia de forestación y conservación para contribuir a revertir ese proceso.

En el lugar se plantaron 12.500 especies de árboles nativos, trabajo que se extendió hasta el año 2000, y que dio origen a un verdadero pulmón verde en medio del Desierto de Atacama: el parque Explora Lomas, de 20 hectáreas. Este proyecto consideró la implementación de un nuevo sistema de riego tecnificado, que permitió dar sustentabilidad al parque para los años venideros.

Hacia fines de esa década, comenzó a desarrollarse un diálogo sistemático y permanente entre la empresa y la Asociación de Agricultores de Calama, por medio de las llamadas Mesas Locales de Trabajo y de la cogestión de las iniciativas que allí se priorizan. En esas instancias se determinó que es fundamental la conservación del Oasis de Calama, dentro del cual se encuentra el parque, y que se ha visto reducido en 90% durante los últimos cien años. Se propuso un trabajo a largo plazo, en pos del rescate y mejora de la actividad agrícola, el cuidado del agua y las actividades destinadas a preservar el oasis.

En línea con lo anterior, en 2009 Lomas Bayas estableció una alianza con CONAF para el rescate y la conservación del Oasis de Calama. Desde entonces, se desarrolla un amplio programa de educación ambiental y se implementan visitas guidas al parque Explora Lomas, destacando la biodiversidad, el uso eficiente del agua, la prevención de incendios forestales y los cuidados del medio ambiente. Se incluyen también actividades culturales, como concursos de cuentos y la presentación de una obra de teatro “in situ” sobre la importancia del algarrobo como árbol sagrado en el contexto local indígena.

Líneas de trabajo complementarias con agricultores se han desarrollado en conjunto con la Corporación ProLoa, la Universidad Arturo Prat, la Fundación Chile, Calama Plus, INDAP y la Municipalidad de Calama, entre otras entidades.

Pulmón verde en el desierto más árido del mundo Parque Explora2

El Parque Explora Lomas cuenta con un centro para la comprensión e interpretación del entorno natural a través de los sentidos, denominado Eco Espacio, con un diseño ambientalmente amigable. En su interior se desarrolla también un proyecto de investigación sobre el uso sustentable del agua y el desarrollo de bosques de algarrobos, que se tradujo en 2012 en la plantación de 5 hectáreas con el sistema “Waterbox”, tecnología de uso eficiente de agua en zonas desérticas; y en la construcción de un invernadero con una capacidad máxima de producción de 15.000 árboles nativos anuales. Esto último, con el objeto de promover la forestación en la comunidad calameña.

En 2012 también se mejoraron las instalaciones y el recorrido de las visitas (señalética, quincho, baños), y se habilitaron senderos interpretativos. El parque recibió ese año aproximadamente mil visitas; se realizaron charlas de educación ambiental a más de 600 personas; y se hizo entrega de más de 3.000 ejemplares de árboles nativos a la comunidad.

Esta iniciativa ha permitido a los habitantes de Calama contar con espacios de esparcimiento, un bosque que aporta a mejorar la calidad del aire de la ciudad, a mantener la biodiversidad y a conservar el Oasis de Calama. Además, los agricultores que se mantienen en el oasis se han visto beneficiados con capacitaciones, giras técnicas y microemprendimientos para el uso del algarrobo.

Si bien el número de especies vegetales se ha mantenido, ha aumentado la cantidad de ejemplares. La forestación de una gran superficie con algarrobos (100 hectáreas) ha traído como consecuencia la llegada de aves, reptiles e insectos, lo que permite un repoblamiento del hábitat y conduce a un mejoramiento del ecosistema del oasis del Río Loa.